Nos apresuramos todo el tiempo: la sociedad impone sus propias reglas para hacer algo, no parar nunca, pensar en todo a la vez, ser flexibles, aprender cosas nuevas, estar siempre en forma, parecer más joven ... En otras palabras, mostrar milagros de ingenio y adaptabilidad para que nuestras solicitudes se correspondan con los requerimientos de la realidad. En busca de la gratitud y el deseo de poseer algo, corremos rápido, sin dejar espacio para el silencio. En este ritmo, los pensamientos se confunden. Estamos constantemente tensos, tanto física como psicológicamente. En un estado de estrés, reaccionamos de manera inapropiada, ya que no tenemos tiempo para evaluar correctamente los sentimientos y tomar decisiones deliberadas.

Nuestro cuerpo, bajo la influencia de estas emociones, expresa su confusión a través del malestar. El insomnio y otros trastornos comienzan a acecharnos. Para ahogar nuestros miedos y evitar luchar con nosotros mismos, recurrimos a medidas extremas: alcohol, cigarrillos, juegos, comida rápida, drogas, medicinas. Todo esto tiene un efecto perjudicial sobre el organismo y refleja nuestros problemas. Para reducir las fuentes de estrés, necesita mantener su espacio interior. Entonces habrá más tiempo para relajarse y comenzará a comprender cómo se siente.

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

¿Qué es la sofrología?

El término "sofrología" (traducido del griego - "la ciencia de la armonía mental") fue acuñado por el psiquiatra y neurólogo colombiano Alfonso Caicedo, quien desarrolló una técnica restauradora de 12 pasos a principios de la década de 1960. Teniendo un gran interés en las manifestaciones de la conciencia alterada, el profesor realizó muchas investigaciones sobre los aspectos curativos de la hipnosis y utilizó esta experiencia para crear un nuevo concepto terapéutico.

La sofrología implica el lanzamiento de recursos internos que ayudarán en el autoconocimiento y el autodesarrollo, en el camino, reconstruyendo de manera positiva. El conjunto de ejercicios paso a paso incluye relajación, visualización y movimientos físicos simples destinados a mejorar su bienestar y comprensión de su cuerpo. Además, esta práctica facilita que quienes tienen dificultades para entrar en la meditación por sí mismos logren la atención plena, ya que sus acciones pueden ser guiadas por un guía sofrólogo experimentado.

Los países europeos aceptaron la sofrología con fuerza, y en Francia logró ingresar a la lista oficial de prácticas terapéuticas recomendadas, tanto de forma independiente como en combinación con la medicina tradicional y las clases con un psicólogo. Los adeptos de la sofrología aseguran que el efecto se siente literalmente desde la primera sesión y, por lo tanto, no insisten en numerosas sesiones. La duración del curso depende de las necesidades y deseos del paciente.

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

¿Cómo va la sesión de sofrología?

Una lección suele durar alrededor de una hora y consta de varias etapas:

  • un breve diálogo con un especialista, que determina el estado físico y mental;

  • “Escanear” y relajar el cuerpo con movimientos simples y ejercicios de respiración que alivian tensiones y bloqueos y, en palabras de experimentados sofrólogos, “activan la fuerza vital en todos los sistemas”;

  • inmersión en un estado meditativo (sentado o acostado): las intenciones positivas están conectadas con la respiración, la respiración, con el cuerpo, lo que conduce a una profunda relajación y conciencia;

  • un diálogo que concluye la sesión, permitiéndole expresar las emociones vividas.

Por cierto, una buena noticia para aquellos que no tienen tiempo, fondos o deseos de visitar especialistas: puede aprender sofrología por su cuenta y practicar sin salir de casa.

Mientras tanto, no hay necesidad de preocuparse por eso ".

¿De qué sirve la sofrología?

Como prometen los expertos, los efectos positivos de la práctica se sienten a nivel físico, mental y emocional. La sofrología no solo reconstruye la relación con el cuerpo hacia la imparcialidad y la actualización, sino que también le enseña a tener más confianza en sí mismo. Al concentrarse en sus sensaciones corporales, darse cuenta del momento presente y adaptarse a la ola de emociones positivas, ciertamente se sentirá mejor y se liberará de los pensamientos negativos.

La sofrología suele ser abordada por aquellos que están preocupados por mejorar la calidad de vida: aquellos que sufren de ansiedad, insomnio, trastornos metabólicos. Además, este método atrae a quienes se preocupan por el autodesarrollo y buscan una herramienta eficaz para avanzar. La sofrología también es excelente para lidiar con el estrés en preparación para eventos importantes: concursos, presentaciones, entrevistas de trabajo, bodas, partos.

Stretch Йога Поза